Compartir
Brazil against Venezuela at Arena Fonte Nova on June 18, 2019 in Salvador, Brazil.Photo by Wander Roberto. Photo credit should read Wander Roberto/CA2019

Anoche un amigo me mandaba notas de voz por Whatsapp, “déjate de embromar, se desvirtúa el fútbol, así”.

Se refería al momento en que a Brasil le anulaban en tercer gol que no subió al marcador a causa del VAR.

Hace un par de años nada más, recuerdo decirle a todos mis amigos futboleros, especialmente a los argentinos: “todos los deportes buscan o tienden a buscar ser más justos y eliminar el error humano, menos el fútbol”.

Y era así en ese momento, el Rugby, el Béisbol, el Básquet, ni hablar del tenis. Todos los deportes buscaban minimizar la incidencia del “factor humano”. O sea, el error.

“El error es parte del juego”. Es una linda frase para disfrazar la injusticia. Pero la verdad es que el error 90% de las veces favorece al “más grande”.

La Vinotinto ayer volvió a empatar a cero, en un partido durísimo. Brasil salió a comérselos vivos empujados por su público. Venezuela aguantó como pudo y tuvo una sola ocasión, pero muy clarita de Rondón, con un cabezazo que se fue por centímetros fuera del arco.

Sin embargo la noticia no es esa, sino que le eliminaron tres goles a Brasil, en casa, frente a su hinchada.

A la Vinotinto le han eliminado 5 goles en contra en lo que va de torneo, 4 de ellos por acción directa del VAR. Estoy seguro que hace 10, o tan sólo 5 años esos goles ilícitos hubieran subido al marcador, y es muy probable que así haya nacido el mito de “la cenicienta del continente”, como todavía les encanta llamar a nuestra selección.

A los conservadores puede que no les guste que ahora haya que esperar un par de minutos por una deliberación, (por dios, ¡qué horror! ¿no?), y la verdad si ahora este es “otro deporte”, tampoco me interesa mucho. Lo que sí me tranquiliza es que ahora, al menos se van a tener que sudar la camiseta para ganar de verdad con fútbol.

Por Fernando Calderón (@nandocalderon83)

No hay comentarios

Dejar una respuesta