Compartir

Una nueva temporada de motociclismo de elite ha comenzado. Qatar, el escenario. Muchas ilusiones, muy variada había sido la grilla con Maverick Viñales y su Yamaha en la pole position, seguida por una Honda y una Ducati en la primera, segunda y tercera línea de partida.

Caía la noche en el desierto qatarí, el frío en el asfalto se hacía presente, suelo que no beneficiaba mucho a las Honda, en principio. Sin embargo, fueron protagonistas.

La velada iniciaba con un problema para el joven debutante Fabio Quartararo, quien venía con un ritmo interesante, y todo indicaba que podía pelear bien adelante. Su moto no encendió en la vuelta de calentamiento, tuvo que retirarla y arrancar desde los boxes.

El español Viñales en tan solo un par de metros perdía su liderazgo y se ubicaba en la sexta posición. Y ahí comenzaba el show de las Suzuki. Metían miedo, corrían juntas a la par. Joan Mir y Alex Rins, dos jóvenes que parecen experimentados ya. Entre ellas, se ubicaban Andrea Dovizioso, Marc Márquez, Jack Miller, Danilo Petrucci, Cal Crutchlow. Mas atrás, Viñales y Valentino Rossi.

El siguiente infortunio lo vivió Miller, quien por un problema en su asiento perdía varias plazas. Pero el grupo de ocho, y hasta nueve pilotos seguía. Raro en MotoGP, la carrera se había hecho lenta. Las vueltas se hacían a un ritmo mucho más bajo que ediciones anteriores. Esto permitía que no hubiera ni un segundo de diferencia entre el primero y el noveno.

La carrera siguió así hasta el final, aunque el protagonismo no fue el mismo. Rossi, quien había largado de la 14° posición logró un 5° lugar, y, como siempre hay que decir, sigue vigente y competitivo. Llegando a las últimas vueltas, Mir había perdido ritmo, al igual que Petrucci. El británico Crutchlow venía muy rápido y le daba batalla a Álex Rins por el tercer puesto. Adelante, mano a mano, como en el 2018, Dovizioso y Márquez.

Muchas pasadas, frenadas, y maniobras casi quirúrgicas de ambos pilotos, hicieron que tan solo hubiera una diferencia de 23 milésimas al cruzar la bandera a cuadros. El italiano Dovi repetía la historia. Márquez, dio la misma batalla en un escenario que no es el ideal para su moto. Impresionante batalla en Losail. Tercero, finalizaba Crutchlow, ganándole a Rins, y por detrás de ellos, Rossi. Jorge Lorenzo, muy atrás, un fin de semana fatídico para el.

Se acerca Termas de Rio Hondo, y la locura por las motos ya se puede sentir. Hay garantía de un buen espectáculo.

Por: Maximiliano Cascasi

No hay comentarios

Dejar una respuesta