Compartir

“Este amor propio, estas ganas de crecer, de luchar, de triunfar, eso sí es Venezuela… 41 personas le estamos dando una alegría al país, Venezuela es una sola”, fue el mensaje que envió Rafael Dudamel a su nación.

Lo que hace unos meses era inimaginable para el mundo y ni siquiera soñado por la mayoría en Venezuela, está sucediendo: la vinotinto ha tenido un buen desempeño en la Copa América Centenario y clasificó por tercera vez en las últimas cuatro ediciones, a los cuartos de final.

Y es que frente a problemas entre jugadores y dirigencia, un antiguo DT que nunca convenció, además de las complicaciones económicos que afectaron a la federación en  pagos a futbolistas, la selección venía de un estrepitoso arranque en eliminatorias, consiguiendo apenas un punto y estando muy lejos de los puestos de clasificación.

Ante ese panorama, Dudamel ha influido directamente en el momento de la vinotinto, se posicionó como el líder del grupo, ganándose el respeto de los futbolistas. La armonía parece haber llegado al vestuario venezolano.

“Me daba una tristeza enorme cuando veía en la antesala que en los canales internacionales, cuando hablaron de Venezuela, en vez de hablar de fútbol y de los jugadores que están en Europa, mostraban era todas las vicisitudes que estamos pasando en Venezuela”, señaló el estratega luego del partido contra Uruguay.

Sin duda, Dudamel se convirtió en apenas unos meses, en el líder motivacional y conciliador que necesitaban los vinotintos. “Hoy lo que hemos tratado de darles es salud mental, para que puedan jugar y disfrutar. Hablamos de amor propio y miren como lo demostramos”, aseguró.

México es el siguiente rival, ambos tienen su cupo asegurado en cuartos, pero aún ninguno conoce con quién se enfrentará. El perdedor quedará segundo y se medirá con Argentina, lo que intentarán evitar a toda costa, por lo que probablemente veamos un partido igual de competido que los anteriores.

Venezuela ha cumplido un papel importante en la copa, no solo por haber pasado de ronda –lo que muy pocos creían posible-, sino por –hasta ahora-, haber lavado su imagen, que se desgastó en demasía con los problemas y las derrotas. Los jugadores levantaron el ánimo, se ha consolidado el grupo, y a partir de ahora en este torneo, cualquier avance más sería ganancia pura para la selección.

Por: @Charcousse

No hay comentarios

Dejar una respuesta