Compartir

Frente a un panorama lleno de dudas, la selección venezolana de fútbol debutaba con victoria ante Jamaica, en la Copa América Centenario. Los venezolanos ganaron por la mínima y en el post partido, su técnico fue claro: “en lo que más me voy a ocupar, es en que mi equipo aumente la creencia de lo que es capaz de hacer”.

Y es que Dudamel es conocido como un entrenador motivador, precisamente uno de los aspectos deteriorados del equipo antes de su llegada, la vinotinto mostró una cara distinta en debut, pero con algunos errores que ya parecen arraigados.

La defensa es el eterno talón de Aquiles de la selección, con un Vizcarrondo comandando la saga central, luciendo pesado y sin entregar seguridad, se ve muy lejos de su mejor versión, por allá en Argentina 2011. De resto, los centrales no han podido consolidarse en Venezuela, en esta oportunidad es Wílker Ángel el que acompaña, pero ante dos grandes desafíos que se vienen, con Uruguay y México; defender adecuadamente parece una asignatura pendiente.

La victoria vinotinto fue una gran alegría no solo para la selección, sino para 30 millones de venezolanos que apoyan a sus representantes en cada juego, pero hay un elemento que hizo dudar a más de uno: el fantasma de la Copa América Chile 2015.

En esa oportunidad, Venezuela empezó con el pié derecho ganándole a Colombia en el primer partido, con el mismo marcador que ante Jamaica, pero luego no pudo sumar más puntos y se fue en primera ronda.

Este año, el resultado al final de la fase de grupos es incierto, y aunque Dudamel se destaca por su liderazgo y su estímulo –cosa que ha influenciado de manera positiva el ánimo de los jugadores-, en el juego vinotinto se mantienen algunas falencias técnicas y tácticas que pueden eliminar rápidamente a cualquier selección.

Por: @Charcousse

No hay comentarios

Dejar una respuesta