Compartir

Si bien, desde hace varios años, el Moto GP está mostrando que los jóvenes experimentados pueden robarle protagonismo (en pista) al gran Valentino Rossi (36), el italiano y Rio Hondo (Argentina) se llevan muy bien. Basta con remitirse a hace exactamente un año atrás cuando, tras una épica remontada del multicampeón italiano, logró arrebatarle no solo el primer lugar si no también todos los puntos a Marc Marquez luego de una caída en la maniobra de pasada.

Se viene una carrera, que de antemano se sabe que va a ser “a todo o nada” para los, por ahora, cuatro fantásticos: Lorenzo, Marquez, Rossi y Dovizioso. Dos españoles y dos italianos, con Yamaha, Honda y Ducati comandando todo. Por lo que pudimos ver en la primer fecha, en los Emiratos (Qatar), se siente la adrenalina de Lorenzo más rápido y convincente que nunca, aún más que el año pasado cuando se coronó campeonísimo (campeón queda corto – sobre todo por todas las polémicas que hubo con el trío que compuso junto a Marquez y Rossi), un Marquez oportuno y un Dovizioso que sabe sacar provecho de tener la moto más rápida – en recta – de todas.

De los demás, Iannone y Pedrosa, se espera que asomen y despierten en esta segunda parada. Y de Rossi se espera que vuelva al podio. Ya no son carreras, son rounds de boxeo. Y este se va a dar en Argentina, en las Termas de Rio Hondo el próximo domingo 3 de abril. Muy cerca, muy caliente como es este país, muy pasional. Viene Valentino y el Moto GP y la gente se enloquece. Para los que nunca vieron el motociclismo como deporte, esta es la oportunidad de ver al más grande de todos los tiempos arriba de una Yamaha, y a los otros tres o cuatros monstruos que lo siguen de cerca, y se lo quieren comer. Les aseguro, se lo quieren comer. Y Valentino viene a pelear a Argentina, donde tiene el récord del circuito (marcado el año pasado) y, por sobre todas las cosas, la pasión de la gente, igual que en todo el mundo, pero ya sabemos: Argentina tiene el mejor público del planeta.

Por: @Maxcascasi

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta