Compartir

Desde que desembarcó Marcelo Gallardo a la institución “Millonaria”, las sonrisas de oreja a oreja estuvieron presentes en Núñez. La obtención de la Copa Sudamericana 2014 y la Libertadores 2015 con las eliminaciones a Boca en ambas competencias hicieron rebozar de felicidad al hincha de “La Banda”.

Desde que se puso el buzo de DT en River a mediados de 2014, “El Muñeco” consiguió 4 títulos internacionales.  Más allá del éxito deportivo, Gallardo demostró inteligencia para plantear los partidos.  Es difícil ver que un equipo suyo sea superado desde lo táctico. Claro ejemplo de esto fueron los partidos ante “El Xeneize” por las copas.  El ex jugador del Mónaco de Francia dio las órdenes precisas para que sus dirigidos sepan neutralizar a su clásico rival.

Hoy, “Napoleón” –como lo apodaron por la conquista de sus 4 medallas- tiene otros desafíos por delante. Debe convalidar todo lo que demostró en los meses pasados. El equipo no es el mismo. No están Ramiro Funes Mori, Matias Kranevitter, ni Carlos Sánchez, piezas fundamentales de su once ideal.  Igualmente, llegaron refuerzos de jerarquía cómo Andrés D´Alessandro e Ignacio Fernández.

River se encuentra a mitad de tabla en el torneo local y segundo en su grupo de la Libertadores.  El conjunto exhibió pasajes de buen fútbol y por momentos careció de respuestas para resolver el desarrollo de los encuentros.  La derrota por 4 a 1 ante Colón de Santa Fe evidenció el mal engranaje defensivo del “Millonario”.  Hace escasos meses la solidez en la aérea propia fue un punto clave para la obtención de la tan ansiada Libertadores.  Esa rigidez para evitar los goles de los contrarios esta escaseando, hecho que impide la acumulación de resultados positivos.

En cuanto a la gestación del juego ofensivo, todavía no se pudo observar la mejor versión de D´Alessandro.  El ex jugador del Inter de Porto Alegre sufrió una lesión al volver a ponerse la camiseta del club que lo formó y aun no pudo recuperar su nivel. Por su lado,  “Nacho” Fernández fue la revelación del verano, pero no se termina de consolidar cómo el eje futbolístico riverplantese. Además, Pisculichi no está en su mejor momento físico y “Lucho” González no logra plasmar todo su talento dentro del campo juego.  El “Pity” Martínez no encuentra un nivel parejo  y Nicolás Bertolo todavía no pudo demostrar porque lo contrataron.

Parece que Gallardo está intentando un fútbol más ofensivo en 2016. O así lo pregonan sus esquemas, donde se evidencia a Nicolás Domingo como único hombre de contención en el mediocampo.  La intención de un juego más arriesgado es difícil de llevar acabo si los intérpretes no están tan en su mejor nivel.  Ante Colón el equipo quedo desbalanceado y lo pagó con 3 goles en contra en escasos 10 minutos.

“El Muñeco” si algo demostró es inteligencia. Sabiduría a la hora de leer los partidos pese a su corta edad. Esa misma inteligencia es la que tendrá que poner a prueba para revalidar todo lo obtenido en los meses pasados.

Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta