Compartir

El pivot de Ciclista Olímpico es una máquina de bloquear lanzamientos y en sus primeros 39 partidos en la Liga Nacional ya rompió todos los récords en el rubro tapas.

Así como Stephen Curry pulveriza todos los récords de triples en la NBA, en la Liga Nacional el foráneo Justin Williams hace historia en el rubro tapas con números anormales para los más de treinta años de la competición.

Oriundo de Chicago y con un breve paso por la NBA sin gloria, el pivot parece haber encontrado su lugar en el mundo en La Banda, Santiago del Estero, defendiendo los colores de Ciclista Olímpico, el líder de la Conferencia Norte y equipo de mejor récord de la Liga.

Su entrenador Fernando Duró apostó por él tras dirigirlo en Marinos- donde fue elegido el mejor defensor de la competición- y sin lugar a dudas que ha sido un gran acierto. Williams se adaptó muy rápido a una Liga que no le suele ser muy sencilla a los jugadores de sus características atléticas.

Con solamente 39 partidos jugados y un lugar camino por recorrer en la temporada, Justin ya superó el récord de bloqueos en una temporada con 157 sobre  los 146 (en 56 encuentros) conseguidos por Rubén Wolkowyski en la temporada 1994/95.

Williams promedia poco más de 4 tapas por juego y antes de su llegada a la Liga Nacional el mejor promedio en una temporada pertenecía al Colo Wolkowyski con 2,7.

Su presencia y poder intimidatorio se ve reflejado en los números colectivos ya que Olímpico es uno de los equipos que menor % de dobles recibe por parte de sus rivales con un 49,5.

El récord de bloqueos  en un partido desde el 2004 pertenecía a Ricardo Centeno con 10, pero desde el 20 de febrero de 2016 la marca también es propiedad de Williams con 12. Esa noche en Caballito ante Ferro también se dio el lujo de registrar el 10º triple-doble de la historia de la Liga Nacional con 13 puntos, 14 rebotes y los mencionados 12 tapones.

Por: @JoaquinZurletti

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta