Compartir

El escándalo por las coimas en la FIFA destapado por el FBI el año pasado trajeron mucho más que detenciones en el mundo del fútbol. Todo el sistema de elecciones y los referentes de la entidad dedicada a organizar el evento deportivo más importante del mundo sufrieron un golpe a su credibilidad.

La olla que se destapó manchó a las 209 federaciones que integran la institución. La plata volvió a demostrar que cuando aparece no hay convicciones que valgan. O mejor dicho que hay convicciones que se sustentan en el dinero.

Cinco son los aspirantes a quedarse con el sillón.  Los que más chances tienen de ocupar el lugar que deja Blatter son el jeque bahreiní Salman -presidente de la Confederación Asiática-y el italo-suizo Gianni Infantino-secretario general de la UEFA-. También figuran como candidatos el príncipe jordano Ali, el sudafricano Tokyo Sexwale y el francés Jérôme Champagne.

Lo más lindo que tiene el fútbol es ver la pelota rodar. Sentarse a disfrutar de lo que generan esos artistas que conectan su cerebro con sus pies como nosotros con el tenedor con la boca.  Pero si los que están arriba, los que dirigen los hilos del espectáculo están viciados por la corrupción la redonda no va girar con la misma gracia.

La elección es este viernes en Zurich, Suiza. Hace 10 meses esa ciudad se veía sacudida por las detenciones que realizó FBI a los miembros del organismo. En el sufragio se busca mucho más que un nuevo líder. Se busca ganar trasparencia y credibilidad para que los ojos del mundo sigan viendo al fútbol como un deporte y no como un negocio que engrosa la billetera de unos pocos.

Blatter está hace 17 años a cargo de la FIFA. Parece mucho tiempo para ocupar un puesto que tanta influencia conlleva. Una frase dice que el poder enferma. Esta expresión no hace referencia a la salud física, sino a la mental.  No debe ser fácil dejar de consumir Las mieles de esa autoridad.

Muchos dicen, incluido el propio Blatter, que Estados Unidos comenzó la investigación porque no le adjudicaron la sede del Mundial 2022.  Cuando un país realiza una Copa del Mundo, los ojos del planeta se centran en ese suelo. Es más que un torneo. Es la posibilidad de realizar una propaganda mostrando la fortaleza del territorio.

Los hinchas no prestan atención a estas cuestiones. Cuantos en Argentina y en algún otro país sudamericano conocen a los candidatos ¿Quién sabe qué propuestas tienen?  Este viernes la FIFA tendrá un nuevo mandamás. Más allá de quien resulte ganador, esperemos que el nuevo “Dueño del Fútbol” piense en mejorar el deporte y  en incentivar a los jóvenes a practicarlo en lugar de realizar mecanismos espurios para llenar sus bolsillos.

Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta