Compartir

Al entrenador del Manchester United no le sale una. Durante la victoria 3-0 ante el Shrewsbury, el holandés sufrió un incómodo momento que fue capturado por la cámara del partido.

Mientras se disponía a disfrutar de un refrescante trago, olvidó que en su mano llevaba un lápiz y se lo metió en el ojo. ¡Pobre Van Gaal!

No hay comentarios

Dejar una respuesta