Compartir

55c0f6ebab7be“Lo bueno del fútbol es que siempre da revancha”, reza una frase que suena en los vestuarios luego una derrota dolorosa. Una derrota dolorosa fue la de final de Copa América 2015 a manos de Chile. El conjunto de Martino llegó al último partido del certamen, pero en los penales no pudo alzarse con la victoria.

Desde 1993, la selección Argentina no gana una copa continental. Esta temporada, por los cien años de la Conmebol,  se hará un torneo homenaje en Estados Unidos.  Entre el 3 y el 26 de junio, 16 países intentaran quedarse con la estatuilla.

Los “Tatas Boy´s” integraran el Grupo D junto con Chile, Panamá y Bolivia.  Messi y compañía van a tener su ansiada revancha.  El ex DT del Barcelona, la chance de ponerse nuevamente a prueba en un torneo que tiene características similares a un Mundial (fase de grupo y eliminatoria directa).

Los otros tres grupos quedaron distribuidos de la siguiente forma: Grupo A: Estados Unidos, Colombia, Costa Rica y Paraguay; Grupo B: Brasil, Ecuador, Haití y Perú; Grupo C: México, Uruguay, Jamaica y Venezuela.

De más está decir que Argentina es candidato.  El peso de sus individualidades así lo indica. El plantel –suponemos que va a ser, en general, el mismo que el del Mundial 2014 y Chile 2015- tiene la posibilidad  de superar ese escollo, que es llegar a una final y ganarla.

Experiencia hay de sobra. Romero, Mascherano, Zabaleta, Di Maria, Agüero y “La Pulga” juegan con la celeste y blanca desde que son pequeños.  Todo ellos fueron campeones olímpicos. En sus vitrinas falta un trofeo con la Selección mayor. Seguramente, habrán aprendido luego de estar a unos escasos pasos de consagrarse y obtener esa estatuilla que anhelan.

Por su lado, Martino va poder contar con sus dirigidos por un periodo de tiempo más largo que cuando se juntan a disputar las Eliminatorias. “El Tata” tiene un desafío: encontrar el equilibrio. En los encuentros para obtener una plaza para Rusia 2018, al equipo se lo vio descompensado. La contención en el mediocampo parece estar fallando.  Además, el hecho de querer siempre salir jugando no está aceitado.  Estados Unidos parece una chance para  seguir plasmando la idea y corregir los errores.

El primer partido de Argentina será el 6 de junio ante Chile. Justamente, el rival que le birlo el tan ansiado grito de ser campeón. Un partido de primera fase no tiene el peso de una final, pero si es una buena prueba para demostrar que el mal trago se olvido y la idea futbolística va creciendo.

Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta