Compartir

La violencia que vivimos día a día en el fútbol sudamericano ya no sorprende. Los piedrazos, las invasiones de campo y las peleas entre barras se volvieron habituales para hinchas y futbolistas. Pero, a pesar de las diferencias culturales, lo malo también llega a Europa.

El modesto Reading, de la Segunda Divisón de Inglaterra, logró eliminar al West Bromwich Albion de la FA Cup y los aficionados no lo aguantaron. Para aminorar la dolorosa derrota, Chris Bunt pensó que podía ser buena idea regalar su camiseta a los fanáticos que viajaron hasta el estadio, pero sucedió lo peor: un joven simpatizante le arrojó una moneda que impactó sobre su rostro.

Enojado y angustiado, el mediocampista se descargó en la televisión local: “Estoy indignado y avergonzado. Fui hacia nuestros seguidores tras el encuentro cuando alguno pensó que era buena idea lanzar una moneda a sus propios jugadores. Entiendo que se sientan frustrados por la derrota, pagaron mucho dinero por venir aquí pero una minoría lo estropeó todo. Había niños alrededor”.

https://youtu.be/g_uLWnEzAac

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta