Compartir

Parece mentira ¿Cómo se puede tener tanta riqueza goleadora acumulada? En Argentina, muchos dirían que es imposible que estos dos tridentes jueguen juntos. El Real Madrid y el Barcelona tienen en sus filas a los mejores delanteros del mundo. Benzema, Bale y Cristiano conforman “La BBC”, y Messi, Suárez, Neymar  “La MSN”.

El dicho reza que los goles son amores. Si esta aseveración es verdad, los corazones de los fanáticos de estos dos clubes laten más fuertes que un terremoto de 6,9 grados de la escala Richter.

La última temporada, la trilogía “Blaugrana” no dejo títere con cabeza.  Se apoderó de la Champions, la Copa del Rey, el la liga local y el Mundial de Clubes.  El triunvirato catalán convirtió 122 goles. Messi fue el máximo anotador de esta colecta con 58 gritos. Lo siguió Neymar con 39 y Luis Suárez con 25. Pero no solo en la cantidad de festejos se demostró el brillo de estos tres delanteros. Más allá de las veces que se infló la red, el nivel de empatía demostrado dejó con la boca abierta a más de uno. Los tres son las figuras de sus selecciones.  Los tres están entre los cinco mejores delanteros del mundo. Pese a ser figuras rutilantes, dejaron de lado sus egos y conformaron una delantera solidaria, letal y vistosa ¿Cuánto influirá que se lleven bien fuera del campo de juego? Es difícil de medir, pero los resultados están a la vista.

CR7 fue claro en su postura. Cuando le preguntaron  por la amistad de sus rivales aseguró que “no tengo que cenar con Bale o Benzema. Lo importante es lo que pasa dentro del campo, ser buenos compañeros, saber a qué jugamos. Los abracitos y los besitos no cuentan para nada, importa lo que pase dentro del campo”. Con estas palabras el portugués dejo entrever que hacer sociales con sus colegas ofensivos no es su fuerte.  “La BBC” se despachó con 100 anotaciones entre julio de 2014 y julio de 2015. De esta cosecha Cristiano anotó 61 goles (Benzema 22 y Bale 17).  

Los estilos de juego de los dos gigantes son distintos. “El Barça” viene manteniendo la misma filosofía futbolística hace años. Sus juveniles lo aprenden desde que ingresan a la institución. El Juego asociado, la paciencia y la búsqueda de convertir a partir de una gestación colectiva. En cambio, “El Merengue” arma su esquema en base al pensamiento del entrenador de turno. Con el DT Carlo Ancelotti –ganador de la Champions 2013-2014-, el equipo se cerraba bien atrás y salía de contra con Di María, Ronaldo o Bale. Hoy, con Zidane a la cabeza, el Real está buscando recuperar el buen juego.

Claramente, la ideología de las dos instituciones es distinta. Ambas cuentan con súperestrellas, pero la puesta en escena de esos talentos es distinta y su comunión fuera del campo, aparentemente, también lo es. Son visiones enfrentadas. La diversidad de pensamiento hace que el deporte se nutra y crezca. Lo lindo es ver, cuando estas dos posturas se enfrentan y paralizan al mundo que ama la redonda para ver con que genialidad nos van a deleitar estos seis maestros.

 Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta