Compartir

Hace un calor terrible en la Capital Federal. En pleno centro porteño las casas, ya antiguas, parecen derretirse. Él aparece y está igual. Parece que no dejó de jugar. Los más de 34 grados no lo inquietan, no lo perturban,  todo indicaría que vive como jugaba con esa calma que le permitía  ver y crear lo que los otros no imaginaban.

Ricardo Bochini se sienta en un bar para hablar con depuntin.net de lo que más sabe: fútbol.  “La zona de Independiente es muy complicada. Esta River, Rosario Central, San Lorenzo, Vélez, Belgrano de Córdoba. Todavía Independiente no jugó para ser campeón.  Pellegrino va tener que empezar a definir un equipo”,  esgrime  “El Bocha”, quien demuestra estar informado.

Bochini ganó 14 títulos con “El Rojo”. Los 20 años que duró su carrera los transitó en el club de Avellaneda. Tiene autoridad para manifestarse. “Benitez no rinde cuando juega de punta cómo lo hace cuando juega con dos delanteros. Independiente va a tener que empezar a jugar de esa manera si quiere tener más chances de campeonar”, asegura.

Pero no solo jugó en “El Diablo”. Tuvo una amante, que tenia los colores de su acérrimo rival. Bochini fue campeón del mundo con Argentina en el Mundial 1986.  “Argentina tiene que arriesgar un poco más para ganar algo. Si bien llegó a la final de Brasil 2014, ganaba los partidos por poca diferencia. Jugando de esa manera corres lo riesgos de perder como se perdió con Alemania. La selección no tenía muchas llegadas a los arcos rivales. Argentina tiene equipo como para jugar más en vez de esperar y salir de contraataque”, sostiene.

Es claro y directo para hablar como lo era para jugar. “Tévez tendría que haber sido titular en la final de Chile. Junto con Agüero y Messi eran los tres mejores del mundo. Martino  puso a Lavezzi para correr a los laterales”, sentencia mirando por la ventana del bar su auto, que no está estacionado de la forma más prudente.

Para concluir, “El Bocha” compara, con tono serio, su época como jugador con la actual. “Hoy en día el nivel fútbol argentino no es ni la mitad de lo que era en la época nuestra. No está ni la cuarta parte de los jugadores que estaban en ese momento. Hoy, un jugador que es bueno no se queda más de un año en el país”.

AUDIO:

No hay comentarios

Dejar una respuesta