Compartir

Todos los años la ilusión se renueva. Todos los años los deseos se concentran en ella.  La pasión no se oculta en los hinchas, ni en los jugadores. Cuantos en los deseos de fin de año y en el día de su cumpleaños habrán pedido alzarse con el trofeo continental.

Este año, el 2016, seis equipos argentinos irán por esa proeza.  River Plate -el último campeón- Boca Juniors, Racing, San Lorenzo, Rosario Central y Huracán comenzarán a andar ese camino largo  y espinoso que desembarca en la final.

De los 32 conjuntos que participarán de esta edición, “El Xeneize” es el club que más veces obtuvo el galardón (6 títulos). El plantel conducido por Rodolfo Arruabarrena compartirá grupo con el Racing de Diego Milito. Ambos equipos tendrán que medirse con Deportivo Cali de Colombia y Bolívar de Bolivia.

Por su lado, los de Marcelo Gallardo se las verán con el San Pablo de Edgardo Bauza y Jonathan Calleri.   El Grupo 1 también estará integrado por  Trujillanos de Venezuela y  The Strongest de Bolivia.

“El Canalla” enfrentará a dos combinados “Charruas”: River Plate y Nacional. Además, se medirá ante el Palmeiras de Brasil.  “El Globo”, que se clasificó en el último minuto del repechaje ante Caracas de Venezuela, jugará con Peñarol (URU), Atlético Nacional (COL) y Sporting Cristal (PER).

Por último, “El Ciclón” de Guede –reciente campeón de la Supercopa Argentina- constituirá  el Grupo 6 con Gremio de Brasil, la Liga de Quito de Ecuador y Toluca de México.

La copa no se juega como el torneo local.  Tiene viajes largos. México, Venezuela y tanto el norte de Brasil como el de Colombia no son destinos cómodos para llegar.  El calor, la humedad y la altura muchas veces son protagonistas en los partidos. Ya en las atmosferas de las canchas se respira otra sensación.

“Son 180 minutos, no 90”, la frase más usada de la Libertadores. De visitante muchas veces se le sede la iniciativa al local. Se especula con alguna contra salvadora.  Una pelota parada cerca del aérea “Vale Más Que Un Perú”.

Cada vez falta menos para que la redonda empiece a girar por el suelo Americano. Los hinchas se impacientan y los jugadores ven ante sus ojos la posibilidad de consagrase. El desafío es arduo. Hay que tener temperamento y recuperarse rápido de las adversidades.  Todos van por lo mismo, todos quieren el mismo grito: “Campeones”.

Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta