Compartir

En los últimos días circuló la versión que Neymar era pretendido por el Real Madrid. Dos ex jugadores del Barcelona se encargaron de no dar crédito al rumor. “No será otro judas”, sentenció  el búlgaro Stoickhov.  Mientras que el brasileño Edmilson aseguró: “conociéndolo no creo que deje el club”.

Lo cierto es que no sería la primera vez que algún futbolista usará las dos camisetas de los clubes más grandes de España. El caso más recordado es el del “Pesetero”, apodo con el cual denostaron al portugués Luis Figo.

Corría el año 2000 y tras la Eurocopa, “La Casa Blanca” con Florentino Pérez a la cabeza decidió ir por  el formado en el Sporting de Lisboa. Más de 10 mil millones de pesetas, algo así como 61 millones de Euros, consiguieron que Figo salte de vereda y cambie los canticos agresivos contra el Madrid por poesía.

Lejos allá en el tiempo, otro fichaje también trajo polémica. Muchos se habrán olvidado, otros tal vez no lo saben, pero Luis Enrique –el actual técnico “Culé”-  jugó cinco años en el Real Madrid y ganó una Liga de España.  En el verano de 1996, tras la obtención del título, el delantero no renovó su contrato y pasó a la institución de la cual hoy es ídolo.

Javier Saviola también integra esta nomina.  En 2001, el Barcelona le pagó 36 millones de Euros a River Plate para contratarlo.  Luego de 3 años en la institución catalana pasó a préstamo por el Mónaco y luego por el Sevilla.  Volvió al Barcelona, pero sólo se quedó una temporada.  Fue en julio de 2007 cuando “El Real” se hizo de sus servicios.

Hay otros dos delanteros que representaron a los dos grandes de España. Ronaldo y Samuel Eto´o  se pusieron las ropas blancas y blaugranas.  El brasileño tuvo un buen pasar en ambos equipos, mientras que el camerunés no pudo demostrar su calidad en el Madrid.

El danes Michael Ladrup, el rumano Gheorghe Hagi y el alemán Bernd Schuster experimentaron la misma sensación. Hoy en día, los rumores en el viejo continente se sitúan sobre la figura de Neymar. El joven brasileño parece estar a gusto en el Barcelona. El tridente que forma juntó a Messi y Suarez no debe ser fácil de abandonar, pero el futbol, además de ser una pasión, es un negocio –y en los negocios lo que importa es ganar plata-.  Solo esperar pacientes al futuro, al correr de los días, nos revelará el final de esta historia.

Por: @GTerrasini

No hay comentarios

Dejar una respuesta