Compartir

Los movileros también deben aguantar el calor de la gente. Este periodista trataba de realizar un informe en Italia pero su ira fue más fuerte: molesto por soportar las cargadas del joven entrometido, decidió agarrar la banana inflable y le dio su merecido ¡Aplausos!

No hay comentarios

Dejar una respuesta