Compartir

La rivalidad entre clubes de fútbol da para todo y así quedó demostrado en el clásico de Bélgica. Los hinchas de Standard de Lieja no aguantaron que Steven Defour, jugador que brilló en ese equipo entre los años 2006 y 2011, firmara por su archirrival, Anderlecht, y así se lo dejaron en claro en su vuelta a la ciudad.

Con la visita del Anderlecht a Lieja para el clásico belga, los hinchas locales desplegaron un lienzo gigante donde se leía “red or dead” (rojo o muerto) y una imagen del jugador decapitado con un hincha sosteniendo su cabeza.

La hostilidad de los fanáticos rojos no le cayó nada bien a Defour y en medio del partido les lanzó un pelotazo que le costó la expulsión. Los hinchas de Standard de Lieja cumplieron su objetivo y sacaron del partido al volante, quien además tuvo que aguantar la derrota de su equipo por 2 a 0 en el clásico de Bélgica.

Por: @MatiasGreisert

No hay comentarios

Dejar una respuesta